fotos 3ºblog postman

Desde Roma con mis zapatos

Ya de vuelta.

 

Lugar de visita, la ciudad eterna, Roma.

 

Roma, que se puede añadir ya a tantas historias, relatos, mitos y leyendas que le han acompañado a lo largo de la historia. Diría que Roma podría ser su propio adjetivo, palabra que connota grandeza, belleza, historia e inspiración. No pretendo convencer a nadie para visitarla, ya es bien sabido de su interés turístico, una ciudad que te sacia incluso dos veces porque nunca acaba (con esto no quiero decir que no duerme), una callejuela lleva a otra con igual o mayor encanto, la siguiente a esa plaza monumental en la que permaneces absorto durante un tiempo que no pasa, volviendo una vez y otra a un pasado que permanece presente entre sus murallas, la ciudad eterna. Sin duda, Mujer.

 

Sí, así veo yo Roma, ya se que igual es algo “romántica” la idea, pero quien la haya conocido lo entenderá. Ahora bien, después de todo, que menos que aconsejarte algunos de los lugares que pienso deberían ser paradas obligatorias en la agenda del que vaya a caminar sus calles. Como se suele decir, hay palabras mayores y personalmente, hay algunos lugares a los que hay que dedicarles todos los sentidos y todo el tiempo… que os apetezca, pero os aconsejo sea sin prisa.

 

Primero de todo, ¿Cómo entrar en Roma?… entrar subido al carro, emperador observante, mientras los caballos te llevan por sus calles adoquinadas… vamos, lo que conocemos ahora como coche o normalmente taxi si eres turista, pero aún así observante de belleza por donde quiera que vayas o te lleven (si es taxi, ojo, no te timen con el precio del trayecto). Llegar al centro del mapa donde se encuentra España, la Plaza, y contemplar esa magnifica escalonada que la gobierna con un ambiente de voces y colores de todas partes del mundo (disfruta del momento) y si te entra hambre (algo sorprendentemente común en esa ciudad) junto a la Plaza, en la calle vía Mario de´Fiori,34, puedes encontrar el “Ristorante Al 34” donde me sirvieron la mejor pasta que probé nunca, algo espectacular. Pues bien, después de comer y estando en Italia que menos que probar un postre y no aconsejaría otro sitio donde probar unas maravillosas tartas caseras que no fuera “Gasparone”, en vía in Arcione 91, junto a otra de las maravillas de Roma, “la Fontana di Trevi”, donde poder sentarse a observar el tiempo, lugar romántico donde los haya, tirar una moneda y pedir un deseo tomándote el helado que compraste en “Giollitti”, helados tan espectaculares como la cola que puedes encuentres a su puerta. Solo el pensar en el itinerario de la comida se me hace la boca agua!

 

IMGP7789

 

Pasear, caminar y seguir descubriendo lugares a cada vuelta de esquina… encontrase con la boca della verità, la cual muerde la mano de aquel que miente, donde cuenta la leyenda que “Un marido que desconfiaba de su esposa la llevó ante la Boca de la Verdad para comprobar su fidelidad. La mujer reaccionó fingiendo un desmayo y su amante la recogió en sus brazos. Después de esto, la mujer juró ante la Boca de la Verdad que sólo había estado entre los brazos de su marido y del hombre que acababa de recogerla”. Seguir hasta el impresionante monte Palatino, la antigua Roma. No hay desperdicio, la encantadora Plaza Navona, donde encontraremos la casa donde vivía el gran Miguel Angel, y cerca de ella, la impresionante obra maestra de la arquitectura antigua, el Panteon, no puedes dejar de admirarlo y que mejor forma de disfrutar de las vistas y el ambiente sentado en su plaza saboreando un bocadillo recién hecho en la Salumeria (charcutería) de la plaza, riquísimo y económico. Bajamos caminando, tiendas, restaurantes, sentir en los zapatos el calor que trasmite el movimiento continuo de esta ciudad paseando por donde pasearon tantos antes, eruditos, filósofos, héroes clásicos, villanos, poder, sangre y gloria que te trasladan al magnifico Coliseo, hogar donde los que iban a morir le saludaban, obra que aun en “ruinas” hipnotiza a cualquiera que se aventure a contemplarlo, no puedo evitar llevar a analogía la interacción que habría al contemplar la cabeza de “Medusa”. Todo maravilloso, verdad? Sí rotundo, sin duda, aunque al final hay que decir que el bolsillo se resiente con tanta belleza, pero hay esperanza, y la encontramos en el acogedor barrio de “Trastevere” donde pasear por preciosas pequeñas calles sin miedo a salir con los bolsillos vacíos y no por ello perder el encanto al que te acostumbra Roma, Woody Allen sabe elegir bien donde rodar sus películas. No se si habrá probado a comer en “da Giovanni”, un pequeño restaurante que ha ido pasando de generación en generación y donde podrás encontrar comida tradicional sin florituras muy económica donde, incluso, podrás permitirte el lujo de decir eso de “esto lo pago yo”, todo delicioso.

 

Y esto es Roma señores, el legado de una historia tras otra, porque… ¿que seriamos sin historias?

 

Así que para concluir, podría decir que este viaje, además de un privilegio, ha sido un test para postman y sus zapatos en Roma , ya que hemos sufrido todo tipo de cambios climáticos y hemos caminado todas y cada una de las calles que encantan esta hermosa ciudad. Los zapatos postman se han comportado a la perfección ante lluvia, sol, roces y desgaste en los interminables km que hemos paseado descubriendo Roma, facilitando así, disfrutar con ellos de cada una de las maravillas con las que esta ciudad te cautiva. Tras este viaje, se ha demostrado lo que viene a ser Postmanshoes, zapatos muy cómodos fabricados con pieles de calidad resistentes a las adversidades que podemos encontrarnos en el día a día.

 

Zapatos que te acompañan y te mantienen firme.

 

Una gran experiencia, la cual recomiendo a todos y cada uno de vosotros.

 

¿Qué van a contar tus pasos?